Menu
Estaremos encantados de atenderte: Telefono+34 964 766 831  •  e-Mailinfo@elmangranar.com

Atzeneta del Maestrat

El encanto de un paisaje mediterráneo de interior. Viejos campos de olivos, algarrobos y almendros conviven con bosques de encinas, pinos, robles y con agrestes paisajes. Desde el Coll de la Bassa, se abre un espectacular valle en el que se asienta el municipio de Atzeneta del Maestrat, puerta de entrada al macizo del Penyagolosa y cuna de la historia del antiguo Maestrazgo.

Geografía.

Atzeneta tiene una extensión de 71,27 km², con máximas alturas en la cima de la Nevera (1.195 m) y el Molló Pla (1.100 m). El término municipal está encuadrado entre el Cap del Terme (norte), la Serra de la Creu (sur), las Foies (oeste) y Meanes (este) y rodeado de una extensa zona montañosa, drenada por pronunciados barrancos que alimentan el río Montlleó. El casco urbano es un amplio corredor, nudo de comunicaciones y puerta de entrada al macizo del Peñagolosa. Aquí vive la mayor parte de la población, aunque hay un gran número de masías dispersas. El clima es de transición entre el mediterráneo litoral y el de montaña, con frecuentes situaciones de inversión térmica en invierno.a

Cómo llegar.

Por la carretera CV-10 (Castellón a Sant Mateu), desviándonos en La Pobla Tornesa, siguiendo por la CV-15 hasta la Pelajaneta, para continuar por la CV-170, ascender el Coll de la Bassa y llegar hasta Atzeneta del Maestrat.

Historia.

A pesar de la existencia de restos de la Edad del Bronze y la presencia de la civilización islàmica, que da nombre a Atzeneta, que proviene del nombre de la tribu bereber Az-Zanata, la historia conocida del pueblo se inicia a partir de la conquista cristiana del rey Jaume I, cuando Atzaneta pasó al dominio de Don Blasco de Alagón y uno de sus descendientes, Guillem d’Anglesola fue quién otorgó carta de población, el 11 de enero de 1272, a Guillem Colom y Raimon de Canet. A principios del s.XIV, Atzeneta pasó al dominio de las órdenes militares; primero del Temple y, en 1317, a la Orden de Montesa. A partir de entonces y hasta mitad del s.XIX, formó parte de la Setena de Culla e incluso llegó a ser residencia del Comendador, Enric Banyuls. La Setena constituyó una singular agrupación de municipios de defensa de su común interés agrícola. Atzeneta disfrutó de un periodo de gran prosperidad durante el s.XV, coincidiendo con la época del esplendor del comercio de la lana del Maestrat, que era exportada a Italia. Sin embargo, el s.XIX fue una época de continúas guerras y gran inestabilidad, especialmente durante la primera guerra carlista, que tuvo en el Maestrazgo uno de sus principales escenarios. Un hecho histórico, en las proximidades de Atzeneta, fue la batalla en la que el general liberal O’Donnell derrotó al carlista general Cabrera.

El Centro histórico.

El primitivo núcleo histórico fundacional de Atzeneta del Maestrat está en la encrucijada de calles que dan a la Placeta, formando El Sol de la Vila o Vila Closa. La Plaza de la Divina Pastora se articula alrededor del ancestral pozo que abastecía a los primeros pobladores. Antes de llegar a la Placeta, podemos ver una estrecha calle que nos lleva a unas singulares escaleras, construidas sobre la antigua muralla medieval. En otro extremo de la Placeta, tenemos el Balcó de Pilatos, con una esplendida vista de la Rambla d’Atzeneta y del Bovalar al fondo. Al entorno de la Placeta, se encuentra la calle del Palo, peculiar lugar donde antiguamente existia el palo de picota (instrumento de tortura que encadenaba al reo). A su lado todavía perduran los restos de la antigua puerta de entrada (el portalet) que daba acceso a la vila closa. Desde aquí, podemos seguir la calle de San Antonio para continuar por la calle del Venerable, que nos lleva a la Plaza Mayor, centro de la villa. En la calle del Venerable podemos observar notables edificios que todavía conservan portaladas, ventanas góticas y escudos nobiliarios esculpidos en las fachadas. También encontraremos la casa natal del Venerable Joan Baptista Bertrán, que murió con fama de santidad. También podemos encontrar algunas fachadas que merecen ser admiradas en la plaza Mayor y en las calles de la Puríssima, dels Arnaus y de Mossèn Pere.

Monumentos.

Atzeneta conserva en algunos tramos de su trazado urbano un importante patrimonio medieval y renacentista, especialmente destacable en la Torre de la Presó o los restos de los antiguos lienzos de murallas.

La Torre de la Presó, situada en la calle de Sant Bartomeu, forma parte de las antiguas murallas medievales que protegían a la población. Se trata de una torre de planta cuadrada, con ventanas y gruesas rejas de hierro. La torre fue utilizada como prisión de la villa desde el 1853 hasta los años 60 del s.XX. Actualmente, se ha restaurado completamente y acondicionado para convertirse en el Centro de Interpretación de la Historia de Atzeneta del Maestratˮ .

Las murallas medievales, se encuentran en la calle de la Orden de Montesa, en buen estado de conservación. Formaban parte de la muralla que rodeó la villa desde el s.XIII hasta finales del s.XVIII. Se observa el uso de almenas que permitían la defensa de la población.

La Sala o Ayuntamiento, es un histórico edificio, hoy reconstruido, que fue antiguamente hospital y Palacio del Comendador de la Setena de Culla durante el s.XVI. Presenta un bello patio interior y un ventanal de estilo gótico. Actualmente la primera planta está ocupada por las oficinas del Ayuntamiento, mientras que en la planta baja se encuentra el Local de la Tercera Edad y el salón de actos de la Casa de la Cultura. En la segunda planta se encuentra la sala de exposiciones, la biblioteca, la sala de informática i diversos despachos municipales.

La Iglesia parroquial. Museo del barroco. La iglésia parroquial de Sant Bartomeu fue construida entre los s.XVII y XVIII sobre la antigua iglesia del s.XIV, de la que sólo resta el robusto campanario. Se considera de gran valor artístico por su extraordinario altar barroco, su grupo escultórico renacentista y sus piezas de orfebrería de arte sacro. En su interior, de una sola nave con capillas laterales y baptisterio, destaca el retablo barroco del altar mayor, de madera dorada y policromada, presidido por la imagen de Sant Bartomeu, patrón del pueblo. Otra joya artística son las columnas salomónicas y el Sant Crist de la Piedad, de gran devoción popular. Los ocho altares de la iglesia son muy interesantes por sus retablos de madera policromada. La Virgen de Belén es una escultura del s.XV de gran belleza y armonía que rompe con la rigidez medieval en la vestimenta y los ojos de la virgen; aunque conserva los elementos arcaicos del pasado gótico. La capilla de la Comunión esta adosada al templo parroquial, aprovechando un antiguo edificio. Se puede apreciar una bella cruz lisa de finales del s.XVI. La iglesia parroquial conserva importantes piezas del patrimonio sacro como el retablo de San Juan Bautista, retablos del Bautismo y San Onofre, tablas de la flagelación y otros retablos del s.XV. Toda una extraordinaria colección de arte sacro del periodo barroco, con cálices, cruces procesionales, relicarios, etc. El órgano de origen barroco y reformado cuenta con una extraordinaria sonoridad. Destaca también, la pila bautismal de piedra y originaría de los principios de esta iglesia parroquial y una bandera de la batalla de Lepanto. Todo el conjunto de la iglesia parroquial de Atzeneta del Maestrat parece un museo del barroco.

Ermitas de Atzeneta.

Ermita de San Roque, situada en la Plaza Mayor, es de estilo barroco, construida en el año 1757. Destaca su espadaña sobre la fachada, la cúpula decorada con tejas vidriadas y un panel cerámico con la imagen de San Roque.

Ermita de Loreto, situada entre la Plaza Loreto y la calle Calvario, tiene su origen el año 1602. Presenta una construcción de mampostería, piedra y teja árabe a dos aguas. En el exterior tiene un elegante atrio de entrada y dos puertas de madera con sillares, una original de 1596. Frente a la ermita un magnífico crucero, bella muestra del arte civil religioso.

El Calvario, está situado dentro del casco urbano, destacan las cerámicas devotivas de las 14 capillas del vía crucis.

Ermita de San Gregorio, situada a 1 km del casco urbano, fue construida en 1723, con el fin de librarnos de la plaga que sufría el término en sus vides. Es la ermita más grande del municipio, de estilo barroco en su interior. Destaca la espadaña con una campana de 1854, que presenta relieves de San Gregorio. Su interior sorprende por las pinturas murales del techo del altar mayor y un retablo dedicado al santo, conjurando las tempestades.

Ermita del Castell, situada a 4 km del pueblo, es la ermita más antigua de Atzeneta (1516). Está dedicada a la Virgen de la Esperanza y a los santos Fabián y Sebastián. El interior es noble aunque severamente austero; tiene un altar con un bello tríptico pintado de gran tamaño. La ermita comunica con el Castell, que aún guarda su original aspecto de antigua fortificación medieval, destacando su torre gótica de planta cuadrada.

Ermita de San José, situada en la partida del Pla de Meanes, en el mas de la Vila, a unos 8 km del pueblo. Es una ermita de trazas muy modestas, con una pequeña espadaña que guarda una campanilla y un reloj de sol, pintado sobre su blanca fachada.

Ermita del Pilar, situada en la partida del Cap del Terme, en la masada del Pou de la Riba, fue construida en 1951 por los vecinos de esta partida.

Paisajes.

Atzeneta del Maestrat conserva una variedad de espacios de elevado valor ambiental, cultural y paisajístico, con gran riqueza y diversidad, en la que nos podemos encontrar una serie de paisajes insólitos.

Los caminos del agua, como ríos, barrancos, fuentes, pozas o gorgs, norias, acequias, abrevaderos, etc, forman un extraordinario paisaje que podemos descubrir recorriendo el término municipal de Atzeneta.

El río Montlleó recoge la red de barrancos y ramblas que discurren por Atzeneta, formando un sinuoso trazado en un profundo cañón fluvial. Un lugar singular es el pont de fusta, antiguo puente colgante, que servía para salvar el río desde una altura considerable y comunicaba Atzeneta con los viejos molinos del Montlleó.

L’Ullal es una fuente de agua, normalmente seca, que surge de una cueva en épocas de fuertes lluvias. Es un fenómeno hidrológico singular de gran belleza natural.

Els tolls del Castell son unas balsas naturales formadas por el curso de agua irregular de la Rambla del Castell. Sus pozas profundas son un lugar ideal, en verano, para tomar un refrescante baño.

Diversas fuentes se encuentran por todo el término, destacando la fuente de la Pallissera y la fuente del Roure, que brota en una cueva, rodeada por un robledal con bellas vistas panorámicas. Alrededor del pueblo, hay la fuente de la Torre, ahora seca, y las fuentes de les Piques y el Canar, con sus abrevaderos de piedra. Siete molinos harineros restan, como legado de la arquitectura hidráulica, en el cauce de la Rambla de Atzeneta y del río Montlleó.

La Cueva Oscura, próxima al Castell, es un espacio calificado como LIC por su valor medioambiental y catalogada por sus características de cavidad singular. Presenta gran interés como refugio del murciélago de la especie Myotis emarginatus. El recorrido de la cueva es de 87 m por una senda a pie.

Flora y fauna.

Atzeneta cuenta con una rica flora, destacando una extraordinaria variedad en la Font del Roure. En este lugar tan reducido podemos observar gran cantidad de plantas y árboles: pinos, robles, madroños, durillos, matas, aladiernas, etc. Abundan también las plantas aromáticas y medicinales como el romero, la lavanda, el tomillo, el poleo, el té de roca, etc. También hay setas (principalmente robellones, pebrasos y cogomes) en lugares como la Nevera y el Pou de Fanoll. Los numerosos almendros de Atzeneta ofrecen un paisaje único, a mediados de enero, en la época de floración. Los árboles monumentales están presentes en el paisaje de Atzeneta, con ejemplares milenarios. En las partidas de Ribassals y les Moreres se encuentran viejos olivos de la variedad morruda, con una oliva muy aromática y de sabor afrutado. Muy cerca de aquí hay dos olivos de más de siete metros de diámetro, al igual que uno en el Molí Beltrán. Destaca también un roble en el Magranar y otro en la Nevera; una carrasca que necesita tres personas para rodearla en el Regall; y un latonero en els Plans.

La fauna de la zona presenta una gran variedad de aves (águilas reales, culebreras y perdiceras, halcones, el aguilucho cenizo, el abejaruco o el jilguero entre otros) y de caza (perdices, zorzales, tórtolas, etc.). Entre los mamíferos destacan la cabra montesa, el jabalí, el tejón, la gineta, la liebre o el erizo y entre los reptiles serpientes y lagartos.

Más información en Atzeneta del Maestrat.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies